Posted by : Óscar martes, 7 de octubre de 2014

En el artículo de hoy me gustaría compartir con vosotros un tema sobre el que he leído bastante en los últimos años y que considero fundamental para el éxito; tanto profesional como personal: "La importancia de fijarnos metas y objetivos", es decir, que apliquemos técnicas de liderazgo personal o auto-liderazgo y nos obliguemos a dar lo mejor de nosotros mismos con un objetivo o un fin. Debemos tener un control de nuestras decisiones y actuar para conseguir los objetivos que nos proponemos. En otras palabras: 

"Debemos obligarnos a nosotros mismos a ser lo que en realidad queremos ser"

Se que mucha gente opina que es mejor no ponerse metas; ya sea por comodidad, porque piensan que ponerse metas es auto-limitarse o simplemente por el miedo al fracaso. Para otra gente, su objetivo es no planificar su vida e ir improvisando según se vayan sucediendo los acontecimientos. Mi punto de vista es muy diferente; considero que el no ponerse metas es vagar sin un rumbo fijo, sin un destino claro. Como decía Jogi Berra "Si no sabes a donde vas, acabarás en cualquier otro lugar".  y es que... si planificamos cosas como nuestras vacaciones, ¿como no vamos a planificar nuestra vida? 

En los artículos anteriores os animaba a que vieseis la vida como proyectos. Durante mi formación en dirección y gestión de proyectos he aprendido que todo proyecto, ya sea profesional o personal se rige por la famosa triple restricción: Alcance, Tiempo y Coste. Aunque podríamos incluir otras muchas restricciones como los riesgos o la calidad, todo lo fundamental está recogido en esas tres. En otras palabras, todo proyecto tiene un objetivo, hay que desarrollarlo en un tiempo limitado y acarrea un esfuerzo o coste.

¿Qué quiero? ¿Cuando lo quiero? y ¿Qué debería hacer para conseguirlo? Estas tres simples preguntas serán el punto de partida para el cambio y el primer paso para conseguir nuestros objetivos. Preguntas que, si os fijáis, están relacionadas con la triple restricción que comentábamos antes. Afrontando de esta manera los objetivos la motivación es más alta y harán que identifiquemos lo que en realidad queremos.

Llegados a este punto seguramente os surjan preguntas del tipo: ¿Cúal es una meta realista para mí? ¿Puedo ponerme como meta lo que se me ocurra? Bien, en primer lugar no debemos confundir metas o objetivos con sueños o deseos, un sueño o un deseo simplemente son metas a las que no hemos trazado el plan para conseguirlas o que, cuando hemos empezado a trazar el plan, hemos visto que no son realistas en tiempo o en coste. 

Para no caminar a la deriva, el primer paso es decidirse y parar a pensar cual es nuestro objetivo, fijándonos metas a corto, medio y largo plazo. Obligarnos a fijar metas hace que identifiquemos lo que realmente queremos y nos ayuda a que nuestros actos estén enfocados a conseguirlo. Igual que un capitán de barco debe trazar una ruta antes de partir de puerto nosotros debemos tener nuestra ruta trazada para alcanzar nuestro destino.

Como hemos dicho antes, siempre debemos fijarnos metas realistas tanto en tiempo como en coste, ya que si no, lo único que tendremos serán sueños irrealizables. Empezar con pequeñas metas, en contra de lo que mucha gente cree, no es infravalorarse, si se consigue una meta propuesta siempre puedes ponerte una superior. Por el contrario fijarse una meta demasiado ambiciosa puede hacer decaer nuestra motivación y compromiso al no ver resultados inmediatos. Si nuestra meta es muy ambiciosa o a muy largo plazo lo que debemos hacer es fijar metas o puntos de control intermedios, así en cada paso nos acercaremos a nuestra meta final y la consecución de metas parciales hará que nos sintamos motivados a continuar. 


"Cualquier meta, no importa lo grande que sea, pude lograrse si la partes en suficientes pedazos pequeños" - Henry Ford

Es mejor ir cumpliendo metas intermedias e ir añadiendo nuevas mientras conservamos las anteriores. Debemos ir paso a paso, y es que NO SE PUEDE GANAR EL CAMPEONATO DE FORMULA 1 SIN CORRER CADA UNO DE LOS GRANDES PREMIOS. 

Si no sabemos como fijarnos metas o no sabemos como superar algún obstaculo siempre podemos recurrir a una persona que ya ha coseguido esa meta y que sabe el camino que hay que seguir para conseguirlo, de esta manera avanzaremos mucho más rápido. 

Otra figura que puede ayudarnos a superarnos y alcanzar nuestras metas es la figura del Líder o Coach. Antes de continuar con el artículo, y para entender esto, os recomiendo que veáis el siguiente fragmento de 5 minutos sacado de la película "Desafío de Gigantes" 




En el video hemos visto como un coach te ayudará a conseguir tus metas mediante la motivación, dando lo mejor de ti mismo e incluso forzándo tus límites para conseguir metas que jamás hubieses pensado que eras capaz de conseguir.

Una de mis frases favoritas sobre este tema es de Brian Tracy y dice: "Si lo que estas haciendo no te acerca a tus metas, significa que tus acciones te estan alejando de ellas" así que ¡fíjate un objetivo y traza el plan de acción!, puede sernos de útlidad el sistema de 7 pasos que el propio Brian propone para  fijarnos metas y que os escribo a continuación:

Paso 1: Decide exactamente lo que quieres. Debemos ser todo lo específicos que podamos, hasta el mínimo detalle. No debemos fijarnos metas vagas y genéricas que hagan que perdamos la motivación.

Paso 2: Escríbelas. Si la meta solo existe en nuestra mente simplemente es una fantasía. Si tenemos las metas escritas podemos recordarlas cada poco tiempo y hacer que nuestra motivación aumente.

Paso 3: Establece una fecha limite para lograrla. Las fechas hacen que nos mantengamos enfocados y crean un sentido de urgencia para la realización de tu meta. Además puedes evaluar el progreso en las fechas intermedias que te has ido fijando.

Paso 4: Haz una lista de todo lo que puedas hacer para lograrla. Cuanto más larga sea tu lista, más emocionado y motivado estarás para lograr tus metas. Debemos enfocarnos en la solución y no en el problema reconociendo todas las posibilidades que existen para lograrlas.

Paso 5: Organiza tu lista por secuencia y prioridad. La secuencia determina el orden de las tareas y su prioridad, su nivel de importancia. Cuando tienes tus tareas organizadas de esta manera – tienes un plan. Haz tus tareas en orden y por nivel de importancia y estarás pensando y actuando en un nivel muy por encima de la gran mayoría de las demás personas. 

Paso 6: Toma Acción. La razón principal por la cual algunas personas logran el gran éxito es porque toman acción y actúan sobre sus metas. Los que fallan siempre encontrarán excusas para postergar su actuación hasta que finalmente su energía y deseo se han ido y estarán de vuelta donde empezaron. 

Paso 7: Haz algo TODOS LOS DIAS para acercarte a tu meta más importante. Haz algo 365 días de cada año, aunque sea algo sencillo como leer 10 minutos algo relacionado con el tema en cuestión. Debes desarrollar la disciplina para trabajar en tus metas diariamente para hacer que sea algo tan normal y natural como respirar.  En esencia la sensación de acercarnos a nuestras metas es como oxigeno y necesitamos hacerlo si no, sentiremos que nos estamos ahogando en el conformismo. 


"Una vez escuche que la gente que no tiene metas trabaja para alguien que si las tiene. Así que animaros, vencer vuestro temor al fracaso, vencer a las personas que intentan desmotivaros y luchar por vuestros sueños" 


Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Autor

¿En mi idioma?

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Lo más leído

Archivo del Blog

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Liderazgo y Dirección de Proyectos -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -